Billy Graham

BILLY GRAHAM Y SU “EVANGELIO”

A algunos les chocará y hasta les importunará que hable del loado y tan bien ponderado Dr. Billy Graham. No obstante, seguiremos aquí la máxima paulina: “pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo” (Gl. 1: 10b)

“Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. 7 No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. 8 Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. 9 Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema” (Gálatas 1: 6-9)

BILLY GRAHAM Y SU “EVANGELIO”

Índice del Tema


Introducción

Para los falsos maestros del evangelio, cuando se habla y diserta sobre su concepto del amor, se coloca éste por encima de cualquier verdad que le pudiere hacer sombra. Para ellos, el que llaman amor está reñido con la doctrina casi siempre.

Se ha hecho de ese amor un dios. Evidente, estamos hablando entonces de un falso concepto del amor.

La Biblia dice que Dios es amor, pero el amor no es Dios.

Se ha hecho de ese amor el valor más grande con el fin de preparar el levantamiento de la unidad de creencia mundial - por lo tanto, y como no podría ser de otra manera - por encima de la verdad de Dios.

Se ha hecho de ese amor, el parangón y puerta de entrada del advenimiento de la unidad a escala mundial; esto es, elEcumenismo con mayúscula, en acción.

Sin temor a equivocarnos, se ha hecho del amor la excusa para omitir cualquier razón verdadera que incomode y sea contraria a los planes de unificación de todo aquello que signifique creencia en este mundo, de cara a la exaltación de la Bestia Anticristo (Ap. 13: 8).

Es un concepto del amor donde todo vale, y por el cual, se convierte la libertad en libertinaje, y la gracia en impudicia (Judas 3, 4)

Enarbolando la bandera y pregón del “amor cubrirá multitud de pecados”, y sacando esas preciosas palabras de la Biblia fuera de su contexto e intención, se ha hecho del amor la panacea, el “rien ne va plus” de la fe, hacia el resto de las creencias, e ¡incluso de las no creencias! Veremos que esto último es así también.

“Billy Graham en sus inicios”

“Billy Graham en sus inicios”

1. El evangelio según Billy Graham

Según el mismo Billy Graham, que para muchos ingenuos es todavía ejemplo del verdadero creyente, todos los hombres en este mundo serán salvos, ya que todos tienen necesidad de un Salvador, que es Cristo, no importa si le conocen o no. Para Graham esta es la mayor y espectacular muestra del amor de Dios. Lamentablemente esta grandilocuente declaración de “amor y misericordia”, contradice la misma verdad de Dios.

El apóstata Rev. Robert Schuller, de la Catedral de Cristal, donde actualmente Dante Gebel es también pastor para los hispanos, hace unos años en su programa televisivo "Hour of Power”, entrevistó a Billy Graham. Le preguntó:

“Dime, ¿Cuál será el futuro del cristianismo?”, y la siguiente fue la respuesta de Graham, de la cual no omitimos nada:

“Bien, el cristianismo, desde mi perspectiva como verdadero creyente; creo que el cuerpo de Cristo está formado por todos los grupos cristianos alrededor del mundo, e incluso por los grupos que no son cristianos. Creo que tiene que ver con todos los que aman a Cristo o conocen a Cristo, sean conscientes de ello, o no, son miembros del cuerpo de Cristo. Y no creo que vayamos a ver un gran avivamiento que llevará a todo el mundo a Cristo en un futuro. Creo que el apóstol Santiago dio esa respuesta en el primer concilio en Jerusalén, que dijo que el propósito de Dios es que todos vengan al conocimiento de Su nombre, y eso es lo que Dios está haciendo hoy en día, está llamando a todas las gentes del mundo a que conozcan Su nombre, así vengan del mundo musulmán, o del budismo, del mundo cristiano o de los ateos; todos ellos son miembros del cuerpo de Cristo porque han sido llamados a serlo por Dios. Posiblemente ni siquiera conozcan el nombre de Jesús, pero sienten en su corazón que necesitan algo que no tienen, y se vuelven a la única luz que conocen, y creo que son salvos, y que estarán con nosotros en el cielo” (1)

¡Esta es la respuesta de Billy Graham, el más famoso de los evangelistas de los últimos decenios!

Veamos con detenimiento todo esto, pedazo a pedazo.

“Billy Graham y Robert Schuller. Ambos, aseguran investigadores, son masones del grado 33” “Robert Schuller imponiendo manos nombrando pastor a Dante Gebel, para serlo de la Catedral de Cristal; una iglesia apóstata”
“Billy Graham y Robert Schuller. Ambos, aseguran investigadores, son masones del grado 33” “Robert Schuller imponiendo manos nombrando pastor a Dante Gebel, para serlo de la Catedral de Cristal; una iglesia apóstata”

 

2. Desde su perspectiva (la de Graham) como “verdadero” creyente

“Bien, el cristianismo, desde mi perspectiva como verdadero creyente…”:

Poniéndose él mismo como “verdadero creyente”, y por tanto, asumiendo una tremenda responsabilidad ante Dios y los hombres, asegura:

A) El cuerpo de Cristo está formado por cristianos y no cristianos

“… creo que el cuerpo de Cristo está formado por todos los grupos cristianos alrededor del mundo, e incluso por los grupos que no son cristianos…”

Esto en sí mismo contradice el mismo concepto de cuerpo de Cristo; ¿cómo se puede ser cristiano sin serlo?

B) Está formado por todos aquellos que aman a Cristo o conocen a Cristo, sean o no conscientes de ello

“…Creo que tiene que ver con todos los que aman a Cristo o conocen a Cristo. Sean conscientes de ello, o no, son miembros del cuerpo de Cristo…”

Esta es otra contradicción en sí mismo. ¿Cómo se puede amar a alguien que no conoces? Pero la Biblia es muy explícita aquí:

“Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos” (Juan 10: 9)

Hay que entrar por la puerta que es Cristo para ser salvo. Esto exige un acto de la voluntad del individuo.

“Y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo” (Hchs. 2: 21)

Exactamente lo mismo aquí.

“¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?” (Romanos 10: 14)

La Escritura aquí lo resume todo: No se puede invocar a Cristo cuando no se cree en él; no se puede creer en Él si no han oído de Él; es preciso que se les predique de Él a aquellos que han de creer (y desde luego, no ese falso evangelio de Graham)

Seguimos.

C) No es que llegará un día en que todos vendrán a Cristo, sino que vendrán a conocer el nombre de Dios

“… Y no creo que vayamos a ver un gran avivamiento que llevará a todo el mundo a Cristo en un futuro. Creo que el apóstol Santiago dio esa respuesta en el primer concilio en Jerusalén, que dijo que el propósito de Dios es que todos vengan al conocimiento de Su nombre…”

Poniendo al mismísimo apóstol Santiago por vocal y testigo de sus palabras, Graham asegura que todos los hombres vendrán al conocimiento, no de Cristo, sino del “nombre de Dios”

Muy sutilmente, Graham dice que llegará el día en que la mayoría dirán que creen en el “nombre de dios”, pero no va a ser en Cristo. Evidentemente esto apunta al levantamiento del Anticristo, el que se proclamará dios de todos los hombres, “se sentará en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios” (2 Ts. 2: 4)

Según Graham, con el beneplácito y aplauso del masón del grado 33, Robert Schuller, ese “dios” está llamando “a todas las gentes del mundo a que conozcan su nombre, así vengan del mundo musulmán, o del budismo, del mundo cristiano o de los ateos…” Digo “ese dios”, porque no puede ser el verdadero Dios, ya que nuestro Dios es el único Dios, y no es Dios musulmán, o budista (que por cierto no cree en Dios), y menos aún ateo, lo cual es una estúpida contradicción.

La Biblia asegura que no hay manera de conocer el nombre de Dios, lo cual implica relación y comunión con Él, sino es a través de Cristo.

Pero Billy Graham todavía va más lejos…

D) Todos los hombres son miembros del cuerpo de Cristo

“…y eso es lo que Dios está haciendo hoy en día, está llamando a todas las gentes del mundo a que conozcan Su nombre, así vengan del mundo musulmán, o del budismo, del mundo cristiano o de los ateos; todos ellos son miembros del cuerpo de Cristo porque han sido llamados a serlo por Dios” (énfasis nuestro)

Sin ambages, Billy Graham asegura que todos los hombres son miembros del cuerpo de Cristo… ¿Dónde queda la Iglesia, por cierto?

Su razonamiento es que con que Dios ha llamado a todos los hombres a ser miembros del cuerpo de Cristo, todos lo son… ¿Es eso cierto?, ¡No! y ¡No! No es cierto que Dios ha llamado a todos los hombres a salvación y lo van a ser.

La Biblia no puede ser más clara al respecto:

“Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.  30 Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó.” (Romanos 8: 29, 30)

Dios sólo llamó a aquellos que Él quiso para heredar la salvación; no a todos.

“y para que seamos librados de hombres perversos y malos; porque no es de todos la fe” (2 Ts. 3: 2)

“…Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca” (Romanos 9: 15)

Para Graham, si todos los hombres son miembros del cuerpo de Cristo, entonces todos los hombres son hijos de Dios, contradiciendo así la Palabra de Dios que asegura que solo los que reciben a Cristo y creen en Él Dios les da la potestad de ser hechos hijos suyos, y que por tanto, lo somos por adopción (Juan 1: 12)

Si para Graham todos los hombres forman el cuerpo de Cristo, entonces el concepto mismo de Iglesia queda anulado; queda sin sentido.

Si según Billy Graham, el cuerpo de Cristo lo componen además de los cristianos, los musulmanes, los budistas y todos los no creyentes en general, y que todos son salvos e irán al cielo aunque no conozcan a Jesús, no es menos esto que una afirmación salida del mismo infierno. Si los inconversos no necesitan nacer de nuevo para ser salvos, entonces toda la obra del Evangelio y de su propagación no tiene ningún sentido; el mismo cristianismo como tal es vano.

Ese desmerecimiento de la verdad más importante de cara al creyente, cual es el nacer de nuevo, es ya redundante en estos días. Myles Munroe dijo exactamente esto ante los miles reunidos en la iglesia del falso apóstol Guillermo Maldonado:

“Jesús nunca predicó acerca de nacer de nuevo, él sólo mencionó acerca de nacer de nuevo una vez, y nunca lo predicó a la multitud, porque ese no fue su mensaje. Sólo mencionó el nacer de nuevo a un hombre viejo, a un solo hombre a las dos de la mañana, porque nacer de nuevo no era el evangelio, esas no son las buenas nuevas. Jesús nunca predicó fe, nunca predicó liberación” (2)

¡Decir que todos los hombres son el cuerpo de Cristo, es hacer el cuerpo de Cristo el cuerpo de una ramera!

E) No conocen el nombre de Jesús, pero son salvos

“…Posiblemente ni siquiera conozcan el nombre de Jesús, pero sienten en su corazón que necesitan algo que no tienen, y se vuelven a la única luz que conocen, y creo que son salvos, y que estarán con nosotros en el cielo”

Esto contradice literalmente el motivo de la existencia de la Gran Comisión (Mr. 16: 15). De hecho, contradice el supuesto ministerio de ese hombre, cual sería la predicación del Evangelio.

Si todos los hombres van a ser salvos de todos modos (cosa que en ningún lugar encontramos en la Biblia, sino todo lo contrario), entonces, ¿para qué predicar el Evangelio de salvación? Ese trabajo y martirio muchas veces hasta la muerte se lo podrían haber ahorrado muchos; ¡con razón Billy Graham ha caído tan bien a todos desde siempre! No ha supuesto ningún problema para el diablo.

Por otra parte, si tienen ese vacío en su corazón, y no digo que no, ya que sin Cristo uno se siente vacío, ¿Por qué no creen en Cristo una vez han escuchado el mensaje, como es el caso tantas veces? ¿No será que todos los aludidos, los que no creen, es que no quieren creer? Y si no quieren creer, ¿cómo pueden ser salvos? ¡De ninguna manera!

Todas esas palabras de Graham están basadas en el amor que atribuyen a Dios, un amor que contradice Su verdad, un amor que no es el amor de Dios, porque en el amor de Dios está la verdad de Dios, sin contradicción alguna.

El problema, es que por causa de sus intereses, han recreado un nuevo concepto de amor (y de evangelio), que nada tiene que ver con el verdadero. En realidad es simplemente maldad.

Yo sé que muchos no toleran que se les hable “mal” de su bendito Billy Graham, pero es preciso replantearse las cosas. Seguimos a Dios, no a hombres.

“Billy Graham charlando con su buen amigo el idólatra mariano, jefe del Vaticano, el finado Karol Wojtyla” “OAKLAND TRIBUNE, 29 de julio de 1971. El obispo de Oakland, Floyd Begin, conversa con Billy Graham. Dialogan sobre un libro jesuita que alaba el ministerio de Graham” “Billy Graham recibe el yugo de Roma en la Universidad Católica Romana de Belmont. Esta universidad católica le concedió a Graham un Doctorado Honorífico. Graham dijo a los presentes:
“Billy Graham charlando con su buen amigo el idólatra mariano, jefe del Vaticano, el finado Karol Wojtyla” “OAKLAND TRIBUNE, 29 de julio de 1971. El obispo de Oakland, Floyd Begin, conversa con Billy Graham. Dialogan sobre un libro jesuita que alaba el ministerio de Graham” “Billy Graham recibe el yugo de Roma en la Universidad Católica Romana de Belmont. Esta universidad católica le concedió a Graham un Doctorado Honorífico. Graham dijo a los presentes: "EL EVANGELIO QUE FUNDÓ ESTA UNIVERSIDAD, ES EL MISMO EVANGELIO QUE YO PREDICO HOY".

".

3. Billy Graham y los “fundamentalistas”

Existe una clarísima diferencia y diferenciación entre el cristianismo real y verdadero, al que le llaman “fundamentalista”, y ese falso cristianismo manifestado, como no, por Billy Graham. Eso es evidente.

En una entrevista con David Frost, Billy Graham describe a los cristianos fundamentalistas como intolerantes, obviamente, porque le estorban en el movimiento ecuménico que promueve y del cual es parte sin lugar a dudas.

En esa entrevista, afirma que tiene el cien por cien del apoyo católico, siendo la curia romana, y el mismo jefe del Vaticano sus grandes amigos, con los cuales afirma tener muchas cosas en común en cuanto a la fe. (3)

David Frost empieza haciendo un recuento y posicionamiento histórico, para acabar preguntándole acerca de ello:

“En 1957, la cruzada de Nueva York aclaró de alguna manera que existía una diferencia entre lo evangélico y lo fundamentalista, y usted dijo: “Ya no aguantamos más con lo que se denomina “el Gran Garrote” del Fundamentalismo, y necesitamos más del “Gran Amor” de lo evangélico… y sí existe una gran diferencia entre esas dos partes, que la gente todavía no entiende del todo…”- inmediatamente Graham le responde diciendo lo siguiente:

“Hay una gran diferencia entre los que son Fundamentalistas, los cuales mantienen su posicionamiento inamovible en cuanto a ciertos asuntos controversiales, y no se mueven de su posición, y existe intolerancia. Sin embargo yo sentí que Dios me llamó a amar a toda la humanidad, independientemente que iglesia asista la gente, si son católicos o protestantes, o lo que sea, y trabajar con ellos, y hoy en día tenemos casi el 100% de apoyo de los católicos de este país, y esto no ocurría siquiera hace veinte años, y los Obispos, Arzobispos, el Papa son nuestros amigos, y estamos haciendo planes para un par de eventos, que probablemente sean noticia mundial sobre nuestra relación con la Iglesia Católica, ya que tenemos tanto en común en materia de creencia…Yo me considero perteneciente a todas las iglesias, me siento en casa tanto con los anglicanos, con los bautistas ocon la iglesia romana…” (4)

Así pues, para Billy Graham, para los que están de su lado y para miles y miles a los que ha estado influenciando nocivamente durante décadas, existe el verdadero cristianismo evangélico, que diferiría del equivocado y extremista, llamado “Fundamentalista”, el cual sería el “Gran Garrote” que se opone al “Gran Amor” del primero. ¡Nada más lejos de la verdad de Dios!

Si el cristianismo no consiste en aferrarse a las verdades bíblicas y defenderlas a ultranza por encima de cualquier consideración humanista o teñida de un supuesto amor, entonces no es cristianismo.

Sin la verdad no hay amor.

Graham acusa a los verdaderos cristianos de actuar conforme a las directrices bíblicas cuando es necesario y en defensa de la fe (Judas 3), llamándoles intolerantes. Por otra parte, se jacta de tener el cien por cien del apoyo y amistad de la curia romana.

¿Cómo Billy Graham se puede sentir bien e identificado con la doctrina y espíritu de Roma? Eso como poco es una traición a la Reforma, y una traición a los miles y miles que murieron defendiendo su fe verdaderamente evangélica a manos de la nefanda Inquisición católica.

Graham está desviado.

Por supuesto, el cristianismo “fundamentalista”, llámesele por Graham el “Gran Garrote”, se opone a flirtear con Roma; es un obstáculo en aras del ecumenismo rabioso que un día llevará a muchos a los pies de la Bestia, vía Falso Profeta (Ap. 13: 11ss). No obstante, la Escritura no puede ser más clara:

“No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? 15 ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? 16 ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente…” (2 Corintios 6: 14-16)

El evangelio de Billy Graham, de acorde a sus propias palabras, es falso.

4. Concluyendo

El amor jamás podrá servirnos de excusa o motivo para invalidar la verdad, por la razón de que en el verdadero amor está la verdad de Dios.

Ambos conceptos, amor y verdad, no son excluyentes sino inclusivos y concluyentes en sí mismos.

Por lo tanto, no habrá más remedio que realizar una labor de ardua defensa de la fe cuando sea preciso, no importando la magnitud de la lucha ni otra consideración, por amor a Dios y a lo que es de Dios. Otra cosa, es simple cobardía, miedo, hipocresía, pereza, o cualquier otra maldad que no se puede circunscribir en modo alguno a la Escritura, ni al espíritu de la misma.

Dios les bendiga.

© Miguel Rosell Carrillo, pastor de Centro Rey, Madrid, España.
Mayo 2011
www.centrorey.org

Citas:

  1. http://www.youtube.com/watch?v=QWBkEyFsyHs&feature=related
  2. “Redescubriendo el reino” Myles Munroe  http://vimeo.com/10673292
  3. http://www.youtube.com/watch?v=QWBkEyFsyHs&NR=1
  4. Ibidem

FIN